942px-Cadiz_City_Model_(1779),_Museum_of

CADIZ, CIUDAD AMURALLADA

 Las murallas son elementos arquitectónicos característicos de Cádiz. 

La vulnerabilidad de Cádiz quedó de manifiesto en 1.596, cuando una escuadra anglo-holandesa, al mando del Conde de Essex, saqueó la ciudad, arrasándola e incendiándola casi por completo. La ciudad estuvo a punto de ser abandonada y su población trasladada a los pueblos de alrededor. Finalmente se decidió conservarla y amurallarla de forma más eficaz.

Desde finales del siglo XVI y hasta el XVIII, se fue fortificando todo el perímetro urbano. Junto a las murallas, se construyeron los castillos de Santa Catalina y San Sebastián y distintos baluartes repartidos a lo largo del mismo. Los visitantes que se acercaban a la ciudad por mar o por tierra se llevaban la imagen de una ciudad fuertemente amurallada,   completada con artillería de cañones y personal militar de guardia.

En la espléndida maqueta de Cadiz del museo de las Cortes se puede observar la muralla existente en el siglo XVIII, parte de ella derribada hace más de un siglo.    

PUERTA DE TIERRA

Es uno de los monumentos más significativos de la ciudad y separa, el Casco Antiguo y la zona moderna (conocida como "Puerta Tierra" o "Extramuros").

En el siglo XVI se construyó la primera muralla en esta zona y en 1574 se realizó una ampliación para protegerlo con dos baluartes. En el siglo XVIII adquirió su fisonomía definitiva. En el centro de la construcción se abre una portada de mármol a modo de arco de triunfo diseñada por José Barnola, en 1756 y ejecutada bajo la dirección de Torcuato Cayón

En la primera mitad del siglo XX,  ante el crecimiento de la ciudad, se barajó la posibilidad de demoler todo el conjunto para permitir un mejor acceso a los vehículos. Finalmente se decidió el relleno parcial de los fosos y la apertura de dos arcos en el lienzo de la muralla.

noticias cadiz puertas de tierra_0.jpg
Foto Campo del Sur.jpg

MURALLAS DE SAN RAFAEL Y SAN MIGUEL

Importante sector del sistema defensivo de Cádiz conocido como muralla del Vendaval, que  protege todo el frente del Campo del Sur de los embates del mar, especialmente de los temporales de los meses de otoño e invierno.

Es una muralla del siglo XVIII, construida sobre el acantilado natural que existía en esta zona, y que se extiende desde el baluarte de Capuchinos, frente a la iglesia del mismo nombre, hasta el de San Roque, junto a las Puertas de Tierra.

A sufrido diversas reformas y transformaciones, debido a los numerosos socavones provocados por la acción del mar a lo largo del tiempo.
Muralla escondida de nuestra vista por bloques grises de hormigón añadidos como refuerzo, que fueron arrojados a mediados del siglo pasado, para proteger esta parte de la ciudad de los temporales.

MURALLAS DE SAN CARLOS

Las murallas San Carlos se encuentran junto a la plaza España, en el casco antiguo de Cádiz. Su construcción fue terminada en 1784 por el ingeniero militar Antonio Hurtado. Al exterior es un lienzo continuo de muralla, y en el interior está formado por bóvedas que en su origen eran 55, pudiendo albergar hasta 90 piezas de artillería. 

 En algunas de esas bóvedas, se construyeron pozos para almacenar la nieve que se traía de la sierra de Cádiz.  La muralla fue perforada por sendos arcos para el tránsito viario.
Desde el Baluarte de San Carlos arranca toda la zona norte del cinturón amurado, es decir, el frente marítimo que protegía la entrada al puerto y que está constituido por diversos tramos dominados por baluartes.

Podremos pasear tanto por encima de las murallas con vistas a la bahía, como por abajo,

images-21.jpeg
231.jpg

MURALLAS DE LA ALAMEDA Y CANDELARIA

Desde finales del siglo XVI y hasta el XVIII, se fue fortificando todo el perímetro urbano incluyendo el tramo desde San Carlos hasta el baluarte de Bonete.  

Construida sobre un acantilado natural donde se han realizado numerosas obras de refuerzo solo en la base, manteniendo así una panorámica espléndida de las murallas. 

Rematada con una balustrada y supone unos de los  paseos más frecuentados de la ciudad.

A lo largo de la historia el paseo ha sufrido varias reformas, pero la que conformó su actual aspecto fue realizada en 1926. Sigue el gusto ecléctico del regionalismo, y destaca la ordenación de una variada sucesión de salones decorados con cerámicas sevillanas y elementos de forja que no impiden disfrutar de la visión del mar. Especialmente logrado resulta el diseño y disposición de las farolas sobre la balaustrada que conforma un balcón al mar con unas vistas espectaculares desde el amanecer hasta las puestas de sol

FUERTE DE CORTADURA

Durante el siglo XIX, y debido a la invasión de los franceses en la Guerra de la Independencia, se hizo necesario extender el perímetro amurallado.

Se inició en el año 1.808 y en su construcción se siguió el mismo esquema defensivo que tenía la muralla levantada en el siglo XVIIIEl proyecto de la muralla de Cortadura planteaba una fortificación con dos baluartes al frente  (Santa Maria y San Jose) y dos que se expandían hacia los flancos, así como un sistema de foso y glacis. De este modo, quedaban protegidos el acceso por tierra y las zonas de la playa y la bahía, pero no se construyó la totalidad del proyecto por lo que mas tarde se construyó un nuevo baluarte que separa la playa de la Victoria de la de Cortadura, tomando el nombre de baluarte del Espigón o baluarte del Infante Carlos.

En la actualidad marca el límite urbano de la ciudad conservándose los baluartes, aunque su interior está ocupado por instalaciones sociales del Ministerio de Defensa.

Captura de pantalla 2020-07-12 a las 11.